.

.

12 de abril de 2017

Masa para empanadillas

En una entrada anterior, os enseñamos cómo preparar empanadillas al horno. Hoy os enseñaremos cómo preparamos la masa casera. Es cierto que las comerciales son muy buenas y muy cómodas, pero no todos las encontramos y no por ello dejamos de preparar empanadillas.


Ingredientes para 35 empanadillas:

375 grs. harina
30 grs. manteca de cerdo (casera)
150 ml. agua templada
1/2 cucharadita de sal

Amasar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Podéis amasar a mano o con amasadora. Formar una bola, envolver con film transparente y dejar reposar en la nevera una hora. También podéis dejarla toda la noche, entonces antes de empezar a estirarla, sacarla de la nevera con antelación (una hora debería ser suficiente).

Estirar la masa hasta obtener un rectángulo de 80x60 cm. Si no disponéis de tanto espacio, prepararlas en dos veces (no es necesario guardar la masa en la nevera).



Cortar los círculos con un aro de emplatar de 12 cm. Ya tenéis lista la masa para rellenarla cómo queráis (una cucharada sopera es suficiente)

Pintáis las empanadillas con un huevo batido y las horneáis a 180 grados durante 25 minutos, hasta que queden doradas (foto principal). O, si lo preferís, las freís (sin pintar con huevo) a 180 grados durante 5 minutos (foto de la izquierda).



Las empanadillas se pueden congelar una vez formadas.

Lo vimos en Mi gran diversión








Sugerencias de empanadillas:

Empanadillas de atún con olivas y huevo duro Empanadillas de Nocilla de almendras  Empanadillas de pollo con crème frâiche
Empanadillas de sobrasada y queso de Mahón Empanadillas de pollo al curry

2 comentarios:

  1. ¡Muy buenas!
    Una pregunta, ¿la cantidad de agua es correcta? He revisado la fuente original de la receta y parece haber una confusión según las proporciones.
    ¡Muchas gracias!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cantidad correcta para nuestra preparación es la indicada, es menor que la original, pero hacemos esta receta con frecuencia y no hemos necesitado nunca más cantidad. No obstante, cada harina absorbe más o menos agua, si te hiciera falta, es tan fácil como ir añadiéndola poco a poco.
      Un saludo,

      Eliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino